Parques en Montevideo

Montevideo tiene un árbol por cada tres habitantes y es la cuidad latinoamericana con mayor superficie de áreas verdes. Tiene grandes extensiones de parques forestados y espacios públicos con jardines. El turista va a notar que incluso en las áreas de mayor urbanización hay árboles en las aceras. Hay cerca de 210.000 árboles de 30 especies distintas en la zona metropolitana. Aquí tienes una lista de los principales parques en Montevideo, para que disfrutes de un tranquilo y renovador paseo en tu estadía por la ciudad.

Parque Rivera

Al Parque Rivera se accede desde la Avenida Italia, y se ubica cerca del Aeropuerto Internacional de Carrasco. Es un extenso y muy bonito parque forestado, con un lago artificial en el centro y bancos apostados en varios sitios del predio que invitan a descansar lejos del ruido de la ciudad. En el centro del lago hay un islote con espesa vegetación, donde habitan algunas especies de aves.

En una de las orillas del lago hay parrilleros donde las familias se reúnen, sobre todos los fines de semana, para hacer asados. Eventualmente, en este sector del parque se instala una pequeña feria de artesanías. Hay un área especialmente asignada para el entretenimiento de los niños, con juegos hechos de troncos de madera.

El aire fresco que aportan los eucaliptus hacen que sean un sitio excelente para pasar un fin de semana en familia, y también una buena pista para los deportistas que disfrutan corriendo o haciendo ciclismo.

Prado

El parque Prado se encuentra en el barrio que recibe el mismo nombre y es el predio más grande de área verde en Montevideo. Si accedes por la entrada de las calles Avenida 19 de Abril y Lucas Obes, ingresas directamente al Jardín Botánico. En este jardín se exhiben especies de plantas y árboles de todas partes del mundo. Puedes recorrer extensos senderos y tú mismo ir descubriendo exóticas plantas con carteles que indican su origen y características. En el Jardín Botánico hay además un Museo Botánico con un herbario y una biblioteca.

El predio del Prado incluye además un bonito Rosedal, con senderos sinuosos y exóticas especies de rosas. Hay un espacio con juegos de hierro para niños, senderos, arroyos y puentes que hacen del sitio un buen paseo para disfrutar en familia. En otro sitio más apartado del parque, está el antiguo edificio del Hotel del Prado, que funciona como salón para eventos y salón de té.

Parque Rodó

El Parque Rodó se encuentra bien cerca de la zona céntrica de la ciudad y es el paseo preferido por muchos montevideanos, sobre todo en los días soleados. Se extiende en una superficie de 80 hectáreas, entre la rambla y la calle Jackson. Allí encontrarás lagos para recorrer con botes a pedal, grandes islotes donde habitan aves, puentes, caminos, muchos árboles, extensiones de pasto, terraplenes y un pequeño castillo de estilo medieval que funciona como biblioteca infantil. La principal atracción, al menos para los niños, son la cantidad de juegos mecánicos que ocupan una superficie bastante importante del parque.

Hay monumentos, fuentes, cascadas artificiales en las áreas verdes, y pizzerías, cervecerías, carritos de comida y boliches nocturnos en la zona edificada. Los domingos por la mañana y hasta las tres de la tarde, se instala en el parque una de las ferias al aire libre más importantes de la ciudad. En la feria del Parque Rodó podrás comprar accesorios y vestimenta a muy buenos precios.

Este parque es un sitio que colma todos los gustos, hay entretenimientos de todo tipo para los más inquietos, espacios verdes para los que buscan tranquilidad, servicios gastronómicos y una excelente vista del Río de la Plata, con la rambla de Montevideo a pocos metros de distancia.

Jardín Japonés

El Jardín Japonés es un sitio no tan concurrido ni conocido en Montevideo, y sin embargo es el espacio verde más bonito de todos. Se trata de un pequeño jardín ubicado en la parte trasera del Museo Blanes, ubicado sobre la Avenida Millán, en el barrio del Prado.

Son casi dos mil metros cuadrados de jardines diseñados por el paisajista Haruho Ieda. La belleza del jardín radica en la atención a los detalles y en el excelente cuidado y mantenimiento que recibe. En el predio hay una isla, una pequeña cascada, puentes, senderos de piedra, bancos especialmente ubicados a la sombra, variedad de especies de plantas y árboles para ver. Además, hay casas de té donde puedes sentarte a refrescarte y disfrutar del paisaje.