El clima en Montevideo

La ciudad de Montevideo es la capital americana ubicada más a sur, y su infraestructura urbanística creció en torno a una bahía que forma un puerto natural. Está a orillas del Río de la Plata, pero las aguas de la ribera se mezclan con las aguas del Océano Atlántico, presentando un alto nivel de salobridad. Estas características geográficas inciden directamente sobre las condiciones que presenta el clima en Montevideo. Tiene un clima subtropical húmedo, pero también comparte características de los climas oceánicos. El promedio anual de temperatura son 16 grados centígrados.

Los inviernos en Montevideo son húmedos y prevalecen los días nublados y ventosos. En esta época ocurren algunos temporales aislados, de fuertes vientos y descargas eléctricas, pero que no llegan a tener la gravedad de un ciclón tropical. Los meses de invierno, sobre todo julio y agosto, no son una buena época para visitar la ciudad, si tu idea es la de pasear al aire libre. En cambio, sí es una buena época para asistir a espectáculos culturales y hacer otras actividades interesantes bajo techo.

Incluso para los visitantes que vienen de zonas frías del globo, el invierno en Montevideo puede resultar agresivo. Las irrupciones de vientos helados secos y masas de aire polar ocurren con frecuencia, provocando sensaciones térmicas negativas. La temperatura más baja registrada es de 5.6 grados bajo cero.

El verano es cálido y húmedo, con escasos vientos. Cuando el tiempo es más favorable, sopla un suave viento durante las tardes que llega desde la costa atlántica, y refresca a la cuidad de las temperaturas elevadas. Por la noche esta virazón deja de soplar; las noches de verano en Montevideo son realmente agradables. Pero cuando se aproxima una tormenta, el calor puede ser bochornoso. La temperatura más alta registrada es de 42.8 grados centígrados.

Las precipitaciones son moderadas y caen regularmente durante todo el año. No caen nevadas, sólo muy raras veces se han producido neviscas y son momentos tan excepcionales que se recuerdan las fechas. La última vez que nevó en Montevideo fue el mismo día del partido inaugural de la Copa Mundial de Fútbol de 1930, que se celebró en la capital uruguaya.