Cuándo viajar a Montevideo

Si estás planeando tu viaje a Montevideo, aún no has escogido la fecha y quieres aprovechar tu estadía al máximo, aquí tienes algunos consejos que te pueden ser muy útiles. Cuándo viajar a Montevideo es un asunto que debes resolver contemplando las condiciones del clima de cada época, las actividades, espectáculos y paseos que no te quieras perder, y el presupuesto que tengas para tus vacaciones.

De acuerdo a las condiciones del clima, si viajas en invierno, encontrarás días muy húmedos, con vientos helados y bajas sensaciones térmicas. Si tu idea es conocer la cultura montevideana, entonces los meses de invierno son una buena época para viajar, aunque te perderás de los paseos al aire libre que ofrece la ciudad. En esta época hay cantidad de espectáculos, shows y otras actividades para hacer bajo techo. Si viajas en las semanas de vacaciones de julio, la propuesta en espectáculos de cine y teatro es aún más amplia, sobre todo para los niños. Pero si buscas tranquilidad, y no te gusta hacer colas largas, entonces evita viajar en vacaciones de invierno.

En los meses de primavera, desde setiembre a diciembre, el clima es más agradable. Esta es la mejor época para viajar a Montevideo, porque aún abundan los espectáculos culturales y el clima te permitirá hacer paseos por los parques y la rambla. El verano en Montevideo es cálido y húmedo, con algunos vientos. Los días en que se aproxima una tormenta pueden ser bochornosos, pero en general los vientos de la costa atlántica refrescan a la ciudad, y las noches son realmente agradables.

En esta época, la gran mayoría de los montevideanos están veraneando en la costa este del país, así que no encontrarás mucho tráfico en la calle, y podrás visitar cualquier sitio turístico con mucha tranquilidad. Puede que en esta época los precios desciendan un poco, y que no haya gran oferta de espectáculos para ver, sobre todo en la primera quincena del mes de enero. La principal atracción de Montevideo en verano son sus playas, el escenario para espectáculos musicales montado en el kibon de la playa de Pocitos y los campeonatos de deportes sobre la arena.

En carnaval la ciudad revive. En el mes de febrero y marzo, los espectáculos se multiplican. Puedes asistir a cualquiera de los tablados apostados en casi todos los barrios de Montevideo, para ver a las murgas, humoristas, lubolos, revistas y parodistas. Estos espectáculos son representativos de la cultura uruguaya, y se realizan todos los años en el marco de un concurso. El Desfile de Carnaval sobre 18 de Julio y el Desfile de las Llamadas en Isla de Flores, son fiestas que también hacen que valga la pena viajar a Montevideo en carnaval.

En marzo y abril los espectáculos al aire libre comienzan a mermar, a excepción de la Semana Criolla en el barrio Prado, una exposición rural que no puedes dejar de visitar. Es cuando comienzan las clases y los montevideanos que aún estaban de licencia vuelven a trabajar. En semana de turismo el clima es por lo general bien agradable, con días soleados que se prestan para hacer paseos al aire libre, y salidas a espectáculos y boliches por la noche. En esta semana de abril también hay menos gente circulando por la calle, así que ésta es una buena fecha para conocer los sitios turísticos sin demasiada prisa y con relativa tranquilidad.